Las cosas como son

El 14

LAS COSAS COMO SON
Agustín Castellote

Era un día de Reyes soleado y frío en Madrid, el Barca, entrenado por Johan Cruyff, jugaba esa noche en el Bernabéu, con todo el revuelo que éste tipo de partidos levantan.

El Decano

LAS COSAS COMO SON
Agustín Castellote

Un inquietante mensaje que salía de las entrañas del club más antiguo de España, el Recreativo de Huelva, nos ha encogido el corazón a los que aún creemos en el fútbol de verdad, a los que añoramos el sentimiento y la pasión por encima del interés y el negocio, y pensamos que con sus problemas, con sus defectos y sus limitaciones, al menos en el fútbol, cualquier tiempo pasado fue mejor.

La princesa rana

LAS COSAS COMO SON
Agustín Castellote

Supongo que muchos de ustedes habrán tenido la oportunidad de leer o mejor aún que les hayan contado en su infancia  aquel maravilloso cuento de hadas de los hermanos Grimm, "El príncipe rana ", la historia de una hermosa princesa a quién su padre la regala una pelota de oro, la pelota cae en un pozo de agua y debe hacer un trato con una rana para recuperarla.

Calzoncillos de seda

LAS COSAS COMO SON
Agustín Castellote

Sucedió en el Congreso de los Diputados durante la Segunda República: en un acalorado debate, el político y escritor Pérez Madrigal interpeló a José María Gil Robles, que se encontraba en el estrado."Qué vamos a pensar de usted, si lleva calzoncillos de seda", señaló en una alegoría a que se había alejado del pueblo y de los intereses del mismo; Gil Robles levantó la cabeza y sin perder ni un instante la sonrisa, contestó: "No sabía yo que la esposa de su señoría fuera tan indi

El frío anochecer de los espejos

LAS COSAS COMO SON
Agustín Castellote

Mes de julio de 1994, restaurant Landry Seafood house de la ciudad de Dallas, tres amigos se reúnen para cenar y festejar el cumpleaños de uno de ellos; uno de esos motivos, que a tantos miles de kilómetros de distancia de casa, se convierten en la coartada perfecta para sellar una larga e indestructible amistad. Casi 22 años después y haciendo uso de ese gran ejercicio que es la memoria,uno no puede sino mirar atrás y dejarse llevar por los recuerdos.  

El penalti invisible

LAS COSAS COMO SON
Agustín Castellote

         “Sí estás en el área y no sabes qué hacer con 

           el balón, mételo en la portería y luego discutimos 

Feria de vanidades

LAS COSAS COMO SON
Agustín Castellote

Hay una novela, que yo recomiendo, de William Thackeray, convertida en todo un clásico de la literatura, que lleva por título La feria de las vanidades, un relato, a la vez que una mirada crítica, sobre usos y costumbres de las personas, en una sociedad guiada por el egoísmo, lo mezquino y la ambición; un catálogo de errores que, no por repetidos,  sirvieron

Cuento de hadas

LAS COSAS COMO SON
Agustín Castellote

Como en la popular historia de Cenicienta, el zapato encajó en el pie de la joven muchacha y el príncipe pudo así encontrar a su princesa; una historia universal, un maravilloso cuento de hadas que nos enfrenta a una vida desdichada, de esfuerzo y penurias, de injusticia y opresión, de afán y sacrificio, con final feliz y de éxito.

Líneas rojas

LAS COSAS COMO SON
Agustín Castellote

Están en todas partes, a todas horas; en el lenguaje político no se habla de otra cosa; de pronto se nos ha llenado el país de líneas rojas; todo el mundo habla de ellas, hagas lo que hagas están ahí, adueñándose de nuestras vidas, convirtiéndose en un mantra invocado obstinadamente por nuestros políticos, a veces como argumento, las más como herramienta con las que se pintan la cara para convertir el escenario en una cuadrícula cerrada, en un empate infinito que nos atrapa y nos tiene pris

El rastro del campeón

LAS COSAS COMO SON
Agustín Castellote

¡¡¡Cómo duele ver perder a Rafa Nadal!!! Reconozco que no había tenido esta sensación tan amarga desde la retirada de Miguel Indurain; tantas jornadas de gloria, tantas victorias en el palmarés, tantas veces con el traje de superhéroe puesto que, llegado a este punto, cada derrota del mallorquín, se convierte en una puñalada trapera.

Distribuir contenido
España

(C) El Diario Fénix 2011        Contacto:  redaccion@eldiariofenix.com