Cristianismo

PORTUGAL, NUEVA CAMPEONA DE EUROPA
España

Portugal hizo de su desgracia la razón de ser campeona de Europa ante Francia, en un encuentro tedioso donde sólo destacó el pundonor de un equipo que mascó la tragedia con la lesión de Cristiano Ronaldo, pero acabó saboreando la gloria con un solitario gol de Éder que silenció Paris.

@adricortesp | El vértigo es -a menudo- el peor enemigo de cualquier equipo, convirtiéndose el aliento de la afición en el yugo opresor que ahoga y no conduce -ni conoce- otro destino que el abismo. Por ello, la tragedia local es un lugar común para aquellos que osan organizar una competición, porque el miedo a perder supera siempre a la ilusión por ganar, y sólo algún privilegiado pudo cambiar el sino de la desgracia y ser campeón en su tierra.

Asimismo, el encuentro fue más intenso que vistoso. Con una Portugal desdibujada y una Francia vestida de novia desde el inicio, la lesión de Cristiano Ronaldo obligaba a ganar a la anfitriona y liberaba a los visitantes. Ahora, con perspectiva, se puede afirmar que la entrada de Payet hizo más daño a los galos que a los lusos.

Apenas si se habían disputado nueve minutos, pero el encuentro se paró para no volver. Las lágrimas del delantero del Real Madrid acongojaron al fútbol mundial, que asistía atónito a la resignación de la competitividad personificada, un futbolista que intentó impotente hasta en dos ocasiones volver al campo pero finalmente tuvo que abandonar el terreno de juego en camilla.

Un esguince de rodilla de primer grado en su rodilla izquierda -según el primer parte médico, a expensas más pruebas que lo certifiquen-, dejaba fuera a Cristiano Ronaldo del partido de su vida. Sin embargo, cuando todo apuntaba a derrumbamiento, los portugueses se erigieron en base a la desgracia de su capitán y se propusieron ganar en su nombre.

Para ello, Francia evidenció ser un elenco de artistas sin papel pautado, ni director capaz de gritar Whiplash. Incapaz de tomar decisiones a pie de campo, Deschamps vivió de individualidades hasta que se quedó solo. Ni Griezmann, ni Pogba, ni Payet aparecieron. Tampoco Benzema, cerrajero sin igual. 

Con todo a favor, Francia sólo podía perder ante Portugal. Y perdió. Tuvo que ser en la prórroga, cuando la tanda de penaltis se oteaba en el horizonte. Éder pasaba piñata de burlas a héroe nacional, firmando el premio a la resistencia de un equipo que se vistió de mártir para aguantar estoicamente su bandera, aferrándose a su nuevo sino: el cristianismo.

Comentarios

Enhorabuena a los portugueses.

Enhorabuena a los portugueses.

Enhorabuena al nuevo campeón y al cronista por sus frases.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
España

(C) El Diario Fénix 2011        Contacto:  redaccion@eldiariofenix.com